Somos de la FIOM pero la izquierda está alejada de nosotros

Download PDF

Por GIOVANNI CARTOSIO

Foto de Raúl Pilato para Asamblea de Cooperación por la Paz

Foto de Raúl Pilato para Asamblea de Cooperación por la Paz

El 4 de marzo se celebraron las elecciones generales en Italia que han supuesto un verdadero cataclismo para el sistema de partidos clásicos y, especialmente, para la izquierda. De las mismas salieron como claros vencedores el M5S, formación electoral fundada por el cómico Beppe Grillo y basada en un modelo de partido-audiencia-de redes sociales, y la Lega, antigua Lega Nord, dirigida hoy por Salvini. Ambas fuerzas han constituido un gobierno presidido por el economista Giuseppe Conte. Presentamos a continuación un texto interesante que puede explicar algunas razones de por qué segmentos importantes de la clase trabajadora han abandonado a los partidos de la izquierda y apoyan opciones populistas, incluso xenófobas. El texto destaca las opiniones de trabajadores sindicados en la CGIL sobre diversos aspectos sociales y la encuesta la ha hecho un dirigente sindical de la provincia de Varese, cuna de la Lega. Su lectura puede ayudarnos a entender algo de lo que está pasando en el mundo del trabajo.

La Liga tiene una larga historia en la provincia de Varese. Aquí dio sus primeros pasos en los años 80, hace ya un cuarto de siglo. En las elecciones provinciales de 1993 rozaba la mayoría absoluta con el 49%. De Varese son el fundador, ahora apartado, Bossi, los gobernadores de Lombardía Maroni y Fontana, gran parte de la clase dirigente que ha desempeñado funciones administrativas, de gobierno y de gestión de las empresas públicas. En las elecciones del 4 de marzo la Liga obtuvo el 29,5% (cerca de 150.000 votos). El voto liguista ha estado muy extendido desde siempre entre el personal de la industria (en la que trabaja el 33% de los empleados de la provincia, frente al 26% de Lombardía y el 20% nacional) y en el mundo obrero, con numerosos electores de la Liga entre los afiliados de la CGIL-FIOM. A propósito de las razones del voto del 4 de marzo he recogido las opiniones de Remo (50 años), Vittorio (59 años, recién jubilado), Franco (30 años), Alberto (43 años) y Giuliano (48 años).

Qué han votado anteriormente

Remo: «Voto a la Liga desde los años 90, antes votaba al PSI»

Vittorio: «Es l primera vez que voto a la Liga, de joven votaba a la izquierda (PCI y PSI), después he votado también a Berlusconi y a Renzi. H votado ahora a Salvini y lo volveré a votar».

Giuliano: «Ya había votado a la Liga y al centro derecha en el pasado. Esta vez he votado a la Liga en las regionales y para el Senado y LeU (Liberi e Uguali) para la Cámara».

Alberto: «Primero, no te digo por quién he votado. ¿Por qué no te lo digo? Porque no».

Por qué la liga

Remo: «Para abolir la ley Fornero. Y después por la legalidad, el respeto de las reglas y la inmigración».

Vittorio: «El motivo principal es por derogar la ley Fornero, después por el asunto de la inmigración».

Franco: «Para parar a los inmigrantes, que ya son demasiados. Primero hay que ocuparse de los italianos. Después por la reducción de impuestos y contra la corrupción».

Alberto: «Por la inmigración y porque Salvini es nuevo, nunca ha gobernado antes».

Giuliano: «Porque la Liga es expresión de las Regiones que mejor funcionan. Por las cuestiones sociales: quiere derogar la ley Fornero. Y después porque quiere tutelar el made in Italy y está contra la Merkel: tenemos que tener más dignidad en Europa».

Fotos de Raúl Pilato para Asamblea de Cooperación por la Paz

Foto de Raúl Pilato para Asamblea de Cooperación por la Paz

La ley Fornero

Remo: «Ha destruido una parte de los sueños de los trabajadores de mi generación, los que comenzaron a trabajar después de la escuela media y que han visto cómo desparecía el objetivo de la pensión. También Maronihizo “el escalón”1, pero era algo sostenible, y sin un mecanismo que te obligue a perseguir los plazos de los requisitos que cada vez son más».

Vittorio: «Es cierto que Maroni hizo el “escalón”, pero Salini me parece honesto cuando afirma que quiere intervenir sobre la ley Fornero2. Y es quien habla de forma más clara. La otra noche, viendo a la Fornero en la televisión, me enfadé mucho porque esta política nos hizo sufrir mucho, y todavía está haciendo sufrir mucho a los trabajadores».

Los inmigrantes

Remo: «Son ellos quienes deben adaptarse a nosotros, y no nosotros a ellos. Tengo varios amigos de color, un colega, el hijo de una mujer amiga de mi madre y un ex colega. A veces salimos juntos. Son como tú y yo, van al supermercado, pagan los impuestos, se dirigen a las instituciones en caso de necesidad y respetan derechos y deberes. ¿Cómo es que tantos de sus compatriotas se comportan de modo tan opuesto?».

Vittorio: «No la veo, pero en la televisión se ven tantos episodios en los que los inmigrantes no respetan nuestras reglas, como por ejemplo que no quieren el crucifijo en la escuela. No sé si todo lo que se ve en la televisión es cierto pero algo de verdad habrá, seguro. ¿Por qué creo en las cosas que dice la tele sobre los inmigrantes y no en las que hablan del final de la crisis? Porque cada día estoy viendo que la crisis no está superada».

Franco: «Los inmigrantes aumentan la criminalidad, se oye en la televisión. De todos modos, lo veo por ahí, basta con ir a las estaciones de las ciudades. O incluso en el centro de Varese. Por eso hay que hacer algo para que no lleguen a Italia. ¿Cómo? No lo sé pero Salvini puede intentarlo. Lamento que en sus países estén mal pero aquí solo pueden venir con un permiso regular. Ya verás cómo con menos inmigrantes estaremos mejor también frente a la crisis y el trabajo».

Giuliano: «Renzi abrió las puertas a todo el mundo, y al mismo tiempo ha permitido que se considere normal la explotaciónde los trabajadores, sobre todo inmigrantes. El beneficio es en parte de los políticos, con las contratas para gestión de servicios, pero sobre todo de los industriales que tienen mano de obra a bajo precio. Salvini es creíble porque quiere limitar la llegada de inmigrantes: quiere ir contra el interés de los industriales para explotarlos. No es como Renzi que ha favorecido a los empresarios y bancas regalando miles de millones a cambio de nada. Me parece capaz de enfrentarse a los poderes económicos, de dar la batalla contra Europa, por ejemplo, y, si tiene que darla, este parece más de izquierda que Renzi».


Alberto y Franco: «Creo que el flat tax me beneficia porque reduce los impuestos también a nosotros, los trabajadores. De todos modos, los recortes al Estado social ya se han producido. Nosotros seguimos pagando los mismos impuestos, si no más


Pero la CGIL defiende a los inmigrantes…

Remo: «Hace bien en ayudarlos. Porque los que vienen a la CGIL quieren insertarse en nuestro país respetando las reglas y lo enriquecen con su trabajo. No hay contradicción entre Salvini y la CGIL. Salvini no está contra los inmigrantes sino solo contra los irregulares. La CGIL defiende a los inmigrados honestos y que se quieren integrar, no a los que no respetan las reglas de nuestra comunidad.».

Vittorio: «Es obligatorio que la CGIL defienda a los obreros extranjeros porque ellos también pagan los impuestos y sacan adelante a las empresas. No creo que Salvini esté en contra. Y además, Salvini no está contra el sindicato, o al menos espero que no lo esté. Por tanto, no es como Renzi que, al contrario, dice que el patrón puede despedirte cuando quiera».

El impuesto fijo (flat tax)

Giuliano: «No estoy de acuerdo con el flat tax3. Todavía no lo entiendo del todo pero me parece que se puede hacer aplicando el 15% y el 20% solo a los ingresos menores de 70.000 euros al año».

Alberto y Franco: «Creo que el flat tax me beneficia porque reduce los impuestos también a nosotros, los trabajadores. De todos modos, los recortes al Estado social ya se han producido. Nosotros seguimos pagando los mismos impuestos, si no más. Y mientras, los partidos continúan sacando dinero. En mi opinión no es verdad que haya sido abolidala financiación pública de los partidos, todavía existe. Hay que bajar los impuestos para que las empresas permanezcan en Italia, y de esta manera se consiga crear más puestos de trabajo. Por eso hay que reducir también los impuestos a las empresas, no solo a los trabajadores».

Remo: «Veamos las cuentas. Pero digo que sí. Puede ayudar a recuperar la evasión, pidiendo menos puedes llevar a casa más. Prefiero la flattax a los servicios ineficientes (solo funcionan en el Norte).

Izquierda, Renzi y políticas para los trabajadores

Remo: «La izquierda ha dado demasiado a los patrones con la precariedad. El PSI favorecía los intereses de los trabajadores, la izquierda de hoy no. Sobre todo con el Jobs Act, con el que no tengo nada que ver, han desmantelado incluso el último baluarte que era el art. 184. Te lo digo sencillamente: cuando me han jodido era la izquierda la que gobernaba».

Vittorio: «Me afilié a la CGIL cuando votaba a la izquierda, porque mis ideas eran esas. Ya no voto a la izquierda porque me ha decepcionado. Los gobiernos de izquierda no han traído mejoras al país, hoy tenemos un trabajo barato, la crisis, los inmigrantes irregulares. He mantenido el carné de la CGIL porque el sindicato se esfuerza en hacer cosas que son justas. Espero que Salvini le escuche, a diferencia de Renzi».


El sindicato mantiene un papel de defensa en los centros de trabajo pero parece incapaz de cumplir un papel de orientación y formación político-cultural coherente con los propios valores constitutivos


Alberto: «Renzi ha pensado solo en quitar derechos a los trabajadores, comenzando por el artículo 18. Hay que ser más autónomos de Europa, el gobierno debe tener más poder en las políticas económicas y del trabajo. Y Salvini ha hablado de mayores protecciones para el trabajo».

Giuliano: «Si lo comparamos conRenzi, que quería abolir el sindicato, Salvini es menos directo. Incluso ambiguo. Pero dado que se enfrenta a la Merkel y a la UE, que nos imponen políticas perversas, es creíble ante los trabajadores».

Aunque expuestas de forma sintética, estas opiniones esbozan un perfil de “derecha social” en significativos componentes del mundo obrero. Lo veo, al menos en mi experiencia sindical, en muchos electores del Movimiento 5 Estrellas que se diferencian de los de la Lega por tener una cuota significativa de ex electores de la izquierda (bien del PD bien de otras formaciones menores). En el lenguaje común la palabra “partido” se usa casi siempre solo en términos negativos, y cuando se trata de motivar adhesión o disenso se nombra solo los nombres de los jefes: Salvini, Renzi, Berlusconi. El sindicato mantiene un papel de defensa en los centros de trabajo pero parece incapaz de cumplir un papel de orientación y formación político-cultural coherente con los propios valores constitutivos. Pero esto, desgraciadamente, viene ocurriendo desde mucho antes del 4 de marzo.

[El texto original italiano en Italianieuropei, 3/2018. Traducción de Pasos a la Izquierda]

 

_________________

Giovanni Cartosio. Miembro de la Secretaría de la FIOM-CGIL de Varese

 

1.- Roberto Maroni, ministro liguista de Trabajo que reformó en 2004 el sistema de acceso a la pensión aumentando la edad para acceder a la misma. [^]

2.- Elsa Fornero,ministra de Trabajo en el gobierno Monti (2012) firmante de la ley de ese año por la que se planteaban nuevas reglas sobre el empleo y relaciones de trabajo subordinadas, cambios en el Estatuto de los Trabajadores para facilitar los despidos individuales por razones económicas, cambios en los contratos de los empleados y duración de los trabajadores temporales, un endurecimiento del abuso de los números del IVA, un nuevo sistema de redes de seguridad social. [^]

3.- Flat taxo Impuesto fijo es un modelo impositivo basado en un impuesto fijo y en dos tipos que se aplica a empresas y personas. El gobierno Conte-Di Maio-Salvini lo pretende aplicar en esta legislatura. [^]

4.- Se llamaba Jobs Act a la ley de reformas de la legislación del trabajo que presentó el gobierno Renzi. En ella figuraba como medida decisiva la derogación del art. 18 del Estatuto de los Trabajadores que definía la protección del trabajador ante despidos sin causa. [^]